¿Eres runner? El gimnasio te ayudará a que corras más y mejor.

Hay algunos runners que se concentran únicamente en su ejercicio. Hay quien defiende la teoría de que, si te gusta correr, lo mejor que puedes hacer es hacerlo constantemente, buscando incrementar así tu velocidad y resistencia. Pero si buscar mejorar tu running, no deberías descuidar entrenar en el gimnasio: aumentar tu fuerza puede ayudarte mucho a mejorar tus objetivos.

Diferentes estudios han demostrado que un entrenamiento convencional de fuerza puede ayudarte a convertirte en un runner más rápido y potente. Por lo tanto, hacer pesas y usar las máquinas puede resultar un gran aliado para cualquier runner.

La clave está en elegir qué ejercicios realizar: una rutina diseñada de manera inteligente puede ayudarte a mejorar y a ayudar a reducir riesgos de lesiones. Desde luego, es mejor entrenar en el gim a pasar horas con el pie en alto o en un cubo de hielo.

Si eres runner y buscar mejorar, debes diseñar tus ejercicios buscando complementar tu trabajo como corredor: entrena flexibilidad, equilibrio, movilidad y fuerza. Por un lado, variarás de rutinas y será más divertido, y por otro lado, conseguirás tener piernas y pies más fuertes y menos propensos a lesiones.

Un error común que cometen algunos runners es concentrar demasiado de este trabajo en las piernas. Por supuesto, esto debe hacerse, pero la clave para mejorar tu running es emplear tiempo entrenando abdominales y espalda. Estos músculos son los que estabilizan el tronco, y permiten que la parte superior del cuerpo esté equilibrada, lo que ayuda a mantener la postura correcta, especialmente al final de la carrera cuando ya estamos más cansados. Correr en la posición correcta es siempre la mejor receta para evitar cualquier tipo de problema con pies, tobillos y músculos de las piernas.

Por supuesto, si entrenas en el gimnasio, consigues aumentar los músculos del cuerpo y reducir la grasa no solo de las piernas, sino de todo el cuerpo, lo que influye en tener un cuerpo más compensado y sano, además de aumentar nuestro fondo físico. Comprobarás que el entrenar todo el cuerpo en el gimnasio consigue que aguantes corriendo más tiempo y lo hagas en mejores condiciones.

Por ello, te recomendamos que acudas al gimnasio y hables con un monitor que pueda diseñar un programa de ejercicios adecuado para ti. Mejorar tu running no depende únicamente de correr y correr. Entrena con inteligencia y serás un runner mejor y más completo.

Consejos para hacer running en días lluvioso

Todos los runners lo sabemos: mantener la disciplina y nuestra rutina de carrera es imprescindible. Pero a veces el tiempo no acompaña. La gran pregunta es: ¿deberíamos salir a correr en días de lluvia? En realidad, con las debidas precicipaciones, un poco de lluvia puede hasta convertirse en un pequeño aliado para variar nuestro ejercicio y hacerlo diferente y divertido. Cumple estas reglas para entrenar en días lluviosos y todo irá mucho mejor.

Elige bien el momento

Si compruebas que hoy será un día lluvioso, no salgas a correr por la mañana o cuando anochezca: son los momentos más fríos del día. Y si compruebas que los chubascos son muy fuertes… quédate en casa o acude al gym y opta por hacer algún otro tipo de ejercicio.

Abrígate bien

No cojas frío… ¡pero tampoco te pases! No vas al polo norte. Para poder correr bajo la lluvia con efectividad apenas necesitarás una camiseta térmica y algún tipo de cortavientos o chaqueta impremeable de fitness, que podrás encontrar en cualquier tienda de deportes. Mejor en tonos fosforitos,para hacerte más visible en caso de que corras por una zona con circulación de tráfico.

Y tápate la cabeza

Para correr de manera más cómoda, lo mejor es llevar algún tipo de gorra que evite que el agua caiga directamente sobre tus ojos. Si hace demasiado calor, es más conveniente utilizar un visor, que permite que se escape el calor porla parte superior de la cabeza.

Calienta en casa

¿Quieres correr bajo la lluvia? OK, pero tampoco es necesario que lo hagas todo. El running al aire libre es siempre beneficioso, pero puedes realizar tus ejercicios de estiramiento y calentamiento en casa antes de salir y evitar exponerte al frío durante un tiempo exta.

¿Llevo complementos?

Algunos útiles serían algún tipo de gafa para que no se te mojen las gafas, algún tipo de cinta en la cabeza para evitar el sudor. Si llevas algo para oír música, procura que quede en la parte interior del forro o abrigo o corre el peligro de mojarse.

¡Abriga los pies!

Obviamente, no vas a salir a correr con botas de agua… pero no permites que se mojen tus pies. Además de usar tus zapatillas de running habituales, utiliza unos calcetines gruesos o dos pares de ellos para impedir que cojan frío cuando estés corriendo bajo la lluvia.

Y cómo decimos: si el tiempo impide que puedas salir a correr, recuerda que en Fitness4 ll te estamos esperando para que aproveches al máximo todo tu tiempo de entrenamiento.

¿QUIERES GANAR VELOCIDAD CORRIENDO? DEBERÍAS FORTALECERTE EN EL GIMNASIO

El running está de moda. Tanto es así que se ha convertido en una costumbre para muchos. Hay que reconocer que se trata de un deporte muy cómoda, al alcance de cualquiera y que requiere de unos medios tan sencillos como baratos.

Ahora bien, muchos están pasando en la actualidad de correr de forma ocasional para cuidar la salud, a obsesionarse con mejorar sus marcas en diferentes distancias. Quiereb corres más rápidos y veloces. Esto implica algo más que un mínimo plan de entrenamiento, y por alusión es necesario que entren en juego otros grupos musculares más allá de los de las piernas.

Deberás incorporar series e intervalos a tus rutinas de entrenamiento y mirar por mejorar ostensiblemente la técnica de carrera. Nosotros vamos a tratar de ayudaros en lo que se refiere al fortalecimiento muscular en el gimnasio. Por cierto, no os dejéis engañar los más fondistas y maratonianos pensando que acudir al gimnasio no os ayudará. Lo que hay que tener en cuenta es que el trabajo para el gran fondo es diferente que para las distancias más cortas.

Centrándonos en aumentar la velocidad en carrera, debemos tonificar todo el cuerpo: piernas, glúteos, abdominales, lumbares, pecho, espalda, brazos y hombros. Es recomendable realizar buenas series de abdominales y lumbares, de Core y de propiocepción, lo que además nos llevará a evitar lesiones (y en el running más que en ninguna otra disciplina, por la agresividad que conlleva).

Un ejercicio especialmente beneficioso es el de realizar sentadillas tres veces a la semana. Podéis probar con cuatro series de 15 repeticiones cada una. Opcionalmente podéis añadir peso con una barra de forma que el esfuerzo sea mayor. Otros ejercicios que podéis incluir son zancada frontal con peso, martillo con peso, abdominales elevando el tronco, elevación de talones con peso o extensión lumbar.

Hay que tener en cuenta que nuestro trabajo en el gimnasio debería ir variando en función del momento en el que nos encontremos. Si rara vez hemos acudido al gimnasio, no debemos entusiasmarnos levantando más de la cuenta. Podemos comenzar de un modo sencillo, con poco peso y muchas repeticiones, para ir variando nuestra rutina según vayamos fortaleciéndonos. Y por supuesto, si tenemos un objetivo cercano, debemos comenzar a reducir la carga de ejercicios. Con constancia en el gimnasio pronto notaréis como unos músculos fortalecidos os ayudan a propulsaros con mucha más potencia.