Métodos sencillos para aliviar el dolor muscular

No hay que considerar el dolor en un músculo como un inconveniente: es una señal del cuerpo para indicar que algo no anda bien. Pero para seguir aprovechando tus horas para entrenar el gimnasio, es conveniente conseguir que este baje. Hay métodos familiares que pueden ayudarte a reducir estas molestias musculares.

Calienta siempre

Recuerda que la mejor manera de evitar dolores musculares es calentar bien: prepara tu cuerpo y tu mente para el ejercicio. Calentar bien reduce tus posibilidades de sufrir dolores musculares y te permite hacer una mejor sesión de ejercicio. Aunque tengas molestias, procura realizar los ejercicios de calentamiento, también beneficiarán a la zona dolorida.

Baja la intensidad

Puede que a la hora de entrenar en el gimnasio nos decepcione tener que hacer ejercicios más suaves, pero es mejor que arriesgarnos a una posible sesión. Intenta comenzar de manera suave y comprueba hasta donde puedes llegar sin sufrir demasiada molestia. Da a tu cuerpo tiempo de adaptarse a cada ejercicio: reducirá posible dolores.

¡No dejes de hidratarte!

La propia falta de agua puede empeorar las molestias musculares: recuerda mantenerte hidratado antes, después y durante el ejercicio. Beber agua ayuda a eliminar las toxinas que puede estar produciendo la zona dolorida. Prueba también a ingerir algo más de proteína en tu dieta, para acelerar la recuperación del músculo.

¿Te gustan las cerezas?

Las cerezas son grandes aliadas para prevenir y evitar los dolores musculares: son ricas en antioxidantes y además tienen una función antiinflamatoria. Existen estudios que demuestran que su toma diaria reduce las molestias tras sesiones largas de running, por ejemplo.

Un buen café

Aunque siempre hay que moderar el uso de estimulantes, la cafeína puede ayudar a reducir dolores musculares. Sin abusar, prueba a tomar un café si notas molestias que te impiden hacer bien tus ejercicios: puedes notar que su efecto hace menos intensas esas molestias.

Descanso

Y, claro está, es importante descansar bien cuando tenemos algún tipo de molestia. Dormir bien, no forzar el cuerpo y hacer ejercicio ligero, para que siga circulando la sangre y se tonifique el cuerpo, es parte imprescindible de la recuperación.

Con un poco de cuidado, conseguiremos mitigar el dolor muscular, eliminar su causa y conseguir que podamos volverá a entrenar en el gimnasio a nuestro ritmo normal.