El boxeo, parte de tu rutina semanal

No se trata de aspirar a ser boxeadores profesionales ni muchísimo menos pero conviene conozcamos los beneficios que nos puede aportar la práctica del boxeo a nivel amateur y como parte de tu rutina de entrenamiento en el gimnasio.

 

“El boxeo es uno de los deportes más completos.”

Esta es una afirmación muy generalizada, hoy nos disponemos a desgranarla.

 

Efectivamente, el boxeo es una actividad que querrás practicar si realmente anhelas un cuerpo de atleta. No es en vano que haya obtenido tanta popularidad en los últimos años. Incluso alguna que otra celebrity como son Jeniffer López o Adriana Lima ha decidido pasar por el cuadrilátero como parte de su rutina semanal.

 

Al contrario de lo que pudiera parecer de que únicamente se tonifica el tren superior del cuerpo, este deporte activa cada una de las fibras de tu cuerpo. Efectivamente se tonifican brazos, espalda y pecho pero también las piernas, las caderas y la cintura. Al fin y al cabo la efectividad de un gancho depende no solo de la extremidad con la que se golpee sino del juego del cuerpo al completo durante el gesto. Es especialmente importante para progresar en la técnica y sobre todo evitar lesiones, trabajar la coordinación de los pies a la cabeza.

El boxeo es un deporte que requiere de una buena resistencia física puesto que se lleva el cuerpo al límite durante la práctica. Durante una sesión de boxeo se realiza trabaja tanto aeróbico como anaeróbico. Esto lleva consigo la pérdida de peso y la definición y tonificación de la musculatura al completo.

El constante estado de alerta durante el ejercicio, mantiene tus sentidos despiertos y preparados para reaccionar en cualquier momento hacienda que los reflejos sean prácticamente inmediatos.

 

Datos interesantes:

  • en una hora de ejercicio se llegan a quemar entre 800 y 1000kcal
  • tonifica todo el cuerpo
  • genera disciplina
  • activa del sistema cardiovascular y respiratorio
  • trabaja la coordinación, la motilidad, los reflejos y el equilibrio
  • combate el estrés

 

Como cualquier otra actividad física es beneficiosa tanto física como mentalmente. La práctica de esta disciplina aumenta considerablemente la seguridad en uno mismo. En gran medida este deporte practicado con asiduidad se encarga de activar tu mente y mantenerte alerta y rápido de reflejos. Además, la descarga de adrenalina tras una sesión de boxeo y después, eso sí de golpear sacos, costales, peras o manoplas es simplemente liberadora. El estrés queda literalmente en el olvido.

 

¡Ánimo! Solo necesitas motivación y ganas de ponerte a allo.

¿Estás listo para desbancar a Rocky Balboa?

El boxeo, la forma más divertida de realizar cardio en Pinto

Para muchos, la parte de cardio es la menos interesante del gimnasio. Si te gusta hacer pesas, máquinas y trabajar tu cuerpo, esta parte a veces puede resultarte algo monótona o poco motivadora. Y aunque hay gente que le encanta correr o hacer bicicleta, otros que buscan perder peso pueden aburrirse con ellas. ¿Qué te parecería si en lugar de hacer todo esto… probaras a tomar clases de boxeo como manera hacer este ejercicio?

Así es. Estamos ante un tipo de entrenamiento que puede ser ideal para trabajar nuestro sistema cardiorespiratorio. Recibir clases de boxeo es una excelente manera de recibir todos estos beneficios. Una rutina básica de boxeo para hacer cardio sería esta.

Comba: saltar cinco minutos a la comba por sesión ayudará a mejorar tu juego de pies, imprescindible en el boxeo.

Puñetazos: continúa después lanzando una serie de golpes en combinaciones. Los cuatro tipos de golpes te permiten variar el tipo de ejercicio involucrado. Esto te ayudará a tonificar brazos y hombros. Repite los diferentes combos durante un minuto cada vez, delante de un espejo, si es posible.

Flexiones: aumenta tu fuerza y la potencia del tronco. Realiza 2 series de 10 repeticiones de flexiones, sentadillas y abdominales.

Patadas: ya aprendas kick-boxing o boxeo normal, realizar series de patadas ayudará a potenciar tu equilibro y fuerza en las piernas (además de seguir quemando calorías, claro).

Lo mejor es comenzar con una serie de patadas frontales: levanta el pie con la rodilla flexionada y la barbilla cerca de tu hombro, y estírala para alcanzar tu objetivo. Haz 10 repeticiones con cada pierna.

Después, pasa a la patada lateral, que das apoyando el peso en una pierna y soltando la otra a una mayor altura que la frontal. De nuevo, haz 10 repeticiones. Prueba a realizarlas golpeando un saco para mayor efectividad.

Agacha y esquiva: comienza a prepararte a base de aprender a agacharte y bajar la posición de tu cuerpo rápidamente.

Con un pie adelantado, flexiona la otra rodilla hasta que casi llegue al suelo. Haz 8 repeticiones cambiando el pie y luego remátalas con 10 sentadillas. Después, repite el ejercicio.

Después, con los pies a la altura de los hombros y las manos detrás de la cabeza, dobla las rodillas hasta que tus gemelos están paralelos al suelo. Aguanta un minuto y después descansa 30 segundos.

Descalentamiento: prueba a hacer comba de nuevo durante 7 minutos. Para cada minuto para hacer estiramientos.

Esta serie de ejercicios forman una ruina básica que puedes complementar con tus clases de boxeo: una manera diferente y muy divertida de hacer cardio mientras aprendes a combatir. Si buscas estas clases de boxeo en Pinto, la cosa está clara: nosotros te esperamos para instruirte en este deporte. Cuidado: ¡engancha!

Clases de Boxeo en pinto

Boxear es una gran manera de entrenar, aumentando tu fuerza y resistencia, además de tu autoestima. Si estás interesado en aprender a boxear, acudir a nuestro gym es la mejor idea. Hoy hablaremos de boxeo para principiantes: estos son los movimientos básicos con los que comenzarás a aprender.

 

Postura

La postura para pelear es el pilar de este deporte, el fundamento para aprender a boxear. Una vez la hayas  interiorizado, podrás protegerte y pegar con la fuerza necesaria. En la postura de lucha, tus manos protegen tu cara; tus codos y antebrazos, tu cuerpo; y tus hombros bloquean los golpes a tu mandíbula.

Si eres diestro, debes adelantar tu pie izquierdo, estando ambos a la altura de tus hombros. Tu pie izquierdo apunta hacia delante y el derecho hacia un lado, en un ángulo de unos 45 grados.

Debes de tensar tus abdominales, y doblar un poco las rodillas. Si lo prefieres, piensa que vas a ser como una serpiente: agazapado y listo para atacar.

Prueba a moverte conservando esta postura: de adelante a atrás y de derecha a izquierda, siempre comenzando con el pie izquierdo y siguiendo con el derecho (y al revés si eres zurdo).

Jab de izquierda

El “jab” es el golpe más común: es un puñetazo rápido y defensivo y también el inicio de muchas combinaciones. Estando en tu postura básica, da un paso con el pie izquierdo y extiende el brazo izquierdo al mismo tiempo. No pegues desde el codo y no empujes con el puño: el golpe debe nacer del hombro izquierdo y acompañarse con el pie. Un pequeño truco que se suele indicar en boxeo para principiantes es visualizar que con tu golpe buscas “atravesar” a tu oponente, como si no estuviera, no empujarle.

Fintar y esquivar

Los movimientos de finta y esquiva son también básicos para aprender a boxear, y es una gran manera desequilibrar a tu oponente. Imagina que alguien lanza un golpe a tu cabeza. Dobla las rodillas y agáchate para esquivar el golpe. Practica esta sentadillas unas cuantas veces. Es un movimiento simple, de arriba a bajo, pero intenta no echarte hacia delante la cintura y hacerlo rígido. Agáchate y da un paso a la derecha antes de levantarte y volver a a la postura básica, y luego haz lo mismo dando un paso a la izquierda.

El clásico “uno-dos”

Seguro que has oído hablar de ella. Es la combinación básica de golpes: un jab de izquierda seguido por un directo de derecha. Tras lanzar el jab de derecha, cambia tu peso al pie izquierdo y pivota sobre tu pie derecho. Asegúrate de rotar la cadera y extender el puño, pero no sacudas todo el cuerpo, porque perderás-el equilibrio

 

Cuando hagas la combinación correctamente, verás que el jab aturde o distrae a tu oponente y el directo de izquierda podría derribarlo, porque lleva la energía de tus caderas, hombros y brazos. Si eres zurdo, comienza con el jab de derecha y haz el directo con tu izquierda.

7 motivos por los que el boxeo es un gran ejercicio

Te has apuntado al gimnasio. Buscas ejercitarte, mejorar tu físico y perder peso. ¿Has pensado en aprender boxeo? Más allá del propio deporte, boxear es una actividad física completa, intensa y divertida que puede ser justo lo que necesitas para entrenar con más ganas y efectividad. Hoy te explicamos siete motivos por los que apuntarte a boxeo es una gran idea.

Ayuda a perder peso

Hay pocas actividades que quemen tantas calorías como el boxeo, y a la vez sean tan divertidas. Una hora entrenando puede ayudarte a quemar entre 500 y 1000 calorías. Si buscas quemar grasas, no lo dudes: ¡el boxeo es un gran aliado que no puedes obviar!

Ayuda a reducir el estrés

Como bien sabes, acudir al gimnasio es una manera estupenda de aliviar el estrés y generar endorfinas, que te ayudan a sentirte mejor y tener un mejor humor. En el caso del boxeo, es aún más cierto: la propia rutina del entrenamiento, en la que se alternar periodos de mucha intensidad con otros más relajados. Además, tiene una cualidad catárquica que pronto descubrirás: a veces, golpear un saco es justo lo que necesitas para tener un mejor día.

Fortalece el sistema cardio-pulmonar

¿Quieres someterte a una buena sesión de cardio? Pocas actividades mejores que el boxeo en un gimnasio. Vas a someter a tus pulmones y corazón a un trabajo intenso y constante durante todo el tiempo, golpeando el saco cientos de veces y activando tanto el tren superior como el inferior. Poco a poco notarás como tu resistencia va en aumento y los músculos de tu corazón se fortalecen.

Mejora la forma de tus brazos y piernas

Por el tipo de trabajo que se realiza durante el boxeo, tus piernas y brazos van a ser las zonas que realicen un trabajo mayor. Si tienes flacidez en los brazos, o quieres dar forma y fortalecer tus piernas, te vas a sorprender: en unas semanas comenzarás a notas los frutos de este tipo de entrenamiento.

Mejora tu equilibro y coordinación

Tras un tiempo entrenando boxeo en tu gimnasio, descubrirás que tu coordinación motora mejora. Entrenar boxeo mejora tus reflejos y tus tiempos de reacción, y mejora toda tu coordinación general. Es especialmente interesante para combatir los efectos de la edad y el envejecimiento. Cuando te dedicas a entrenar con la pera de boxeo, o entrenas con un compañero, aprendes a reaccionar a tu objetivo con velocidad y golpear mientras cambias de posición. Con el tiempo comprobarás la enorme mejora que supone.

Mejora la composición de tu cuerpo

Está claro que para mucha gente, el bajar peso es uno de los objetivos perseguidos en el gimnasio. Pero si lo que buscas es mejorar tu volumen muscular y sustituir la grasa por músculo, es también un ejercicio ideal. El boxeo combina movimientos que aumentan tu fuerza con el tipo de ejercicio ideal para quemar calorías del cardio. Combínalo con una buena dieta y comenzarás a ver mejoras sustanciales en la forma de tu cuerpo y un aumento en tu masa muscular, mientras la cantidad de grasa en tu cuerpo disminuye rápidamente.

Ayuda a mejorar tu carácter

Cuando boxeas, no solo sueltas tensión y liberas estrés: además actúa como un refuerzo positivo que te anima a no rendirte. Si comienzas a practicar con un compañero, pronto encontrarás que tu actitud es la de mejorar, aprender más y no rendirte. ¡No hay otra manera de boxear mejor! Por lo tanto, aprenderás a aplicar estos principios también en tu vida.