Los errores más comunes cuando vas al gimnasio

gimnasio en pinto

Cuando nos ejercitamos en el gimnasio a veces cometemos errores muy perjudiciales para nosotros. Usamos de manera inadecuada las máquinas, no calentamos los músculos lo suficiente y estos errores pueden traer consecuencias muy negativas. Conoce cuáles son los errores más habituales que cometemos cuando vamos al gimnasio y trata de evitarlos.

 Errores que debes evitar a toda costa

1. Acudir a un gimnasio lejano

Uno de los errores más habituales empieza antes incluso de adentrarnos en el gimnasio. Hablamos de la distancia entre el gimnasio y tu casa. Muchos usuarios empiezan con muchas ganas acudiendo al gym casi a diario, pero al ver que el trayecto les ocupa un buen rato se desesperan, les entra la pereza y dejan de ir. Por eso, es recomendable que tu gimnasio no esté muy lejos de tu casa si vas andado o que puedas trasladarte en coche o moto si te pilla a algunos kilómetros.

2. Ignorar a los monitores

Los monitores de tu gimnasio están para ayudarte a utilizar las máquinas, a enseñarte la postura corporal correcta y, en general, a conseguir que te sientas a gusto y en forma. Si dudas en cualquier aspecto sobre cómo usar algún aparato o no estás muy seguro sobre si un tipo de ejercicio puede ser perjudicial debido a alguna lesión… ¡Pregunta, no tengas ningún miedo! ¡Ellos estarán encantador de asesorarte!

3. Empezar sin calentar

Quizá te pueda parecer una pérdida de tiempo, pero calentar solo te llevará 10 minutos y podrás evitar lesiones y dolencias que pueden incapacitarte durante varios días y provocarte un gran dolor. No lo dejes pasar y no realices directamente los ejercicios sin calentar. Un buen calentamiento es esencial.

4. Trabajar siempre los mismos músculos

Si nos encontramos realizando un entrenamiento de musculación, es un error realizar siempre los mismos ejercicios y trabajar los mismos músculos, ya que llegará un punto en el que estos se acostumbren y el trabajo no será un reto. Hay que ir variando rutinas, intensidades, pesos… Cuando notes que tu rutina de peso ya no te supone un esfuerzo habla con tu monitor para que la cambie.

5. No llevar la ropa adecuada

Para evitar posibles lesiones y trabajar de manera más cómoda es indispensable que la ropa que lleves al gimnasio sea la adecuada, así como el calzado. Ante todo debe ser cómoda y que no sea un obstáculo para realizar los ejercicios que formen tu rutina. Si vas a entrenar después del trabajo, utiliza los vestuarios para cambiarte de ropa y optar por una deportiva.

6. Descansar demasiado entre serie y serie

Si mientras estamos realizando nuestras series de pesas estamos pendientes del móvil o en medio de una conversación, es probable que alarguemos el tiempo óptimo de espera entre serie y serie. Este debe ser entre 30 y 60 segundos. Recuerda que no se trata de que te recuperes de hacer ejercicio, sino que seas capaz de seguir realizando series.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *