Cómo pesarse de la manera más adecuada

Cuando nos ponemos a dieta, las ganas de ver resultados en el menor tiempo posible pueden llevarnos a caer en una obsesión con la báscula. Para llevar un control adecuado de nuestro peso y de los kilos que vamos perdiendo es recomendable seguir ciertos parámetros que nos ayudarán en este proceso.

Ante todo, debemos tener en cuenta que la báscula es un aparato, y por ello, tiene cierto margen de error; no pesarás lo mismo todas las veces que te subas, así que será mejor que te hagas con una y que te peses siempre en la misma, ya que si no puede llegar a ser muy frustrante. Incluso en la misma báscula nuestro peso puede variar si la situamos en un lugar o en otro de la casa debido a la inclinación del suelo. Procura pesarte siempre en el mismo lugar.

Seguir ciertos parámetros te ayudarán a pesarte de la forma más adecuada.

Pésate siempre a la misma hora: lo más adecuado será que lo hagas por las mañanas en ayunas, ya que en cuanto consumamos algo el peso aumentará y los datos que obtendremos no serán óptimos. Hazlo también con la menor ropa posible y, en cualquier caso, siempre con la misma cantidad de ropa. Aunque parezca que no, cuando estamos vestidos podemos llegar a pesar varios kilos más, con lo que hacerlo en ropa interior o desnudos será la mejor opción.

También es importante que el momento de enfrentarte a la báscula no te produzca estrés ni nerviosismo; es un paso más a seguir cuando quieres adelgazar, así que tómatelo como algo normal. En ocasiones los resultados serán muy satisfactorios y en otras no tanto porque tendrás periodos de estancamiento, pero no dejes que esto influya en tu ánimo en ningún momento.

¿Cada cuánto hay que pesarse?

Una de las grandes preguntas que siempre surgen cuando se habla de este tema es: ¿Cada cuánto hay que pesarse? Para no caer en obsesiones sería recomendable pesarse una vez por semana. Cuando comiences tu plan para adelgazar verás cómo vas perdiendo peso y quizá pienses que te puede motivar pesarte varias veces a la semana, incluso todos los días, pero no caigas en ese error o podrás adquirir esa costumbre que hará que cuando te estanques te sientas frustrado. También tienes que tener en cuenta que tu peso corporal dependerá de lo que comas y bebas durante el día, si has hecho ejercicio o no… Por lo tanto, de un día a otro puede haber una diferencia incluso de varios kilos.

Ante todo, intenta mantener una relación sana con tu báscula y no darle más importancia de la que tiene. Es bueno controlar el ritmo que llevas al adelgazar, pero no te obsesiones ni dejes que repercuta en otros aspectos de tu vida o incluso que pueda afectar a tu salud mental. ¡Tómatelo con calma!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *