Ir al gimnasio con resaca, ¿es peligroso?

Anoche se te fue la mano con las copas y a la mañana siguiente tienes dolor de cabeza, necesitas beber mucha agua y, en definitiva, tienes resaca. Pero quieres ser responsable y no saltarte tu día de entrenamiento. ¿Deberías entonces evitar ir al gimnasio o no crees que sea necesario renunciar a hacer ejercicio por una noche de diversión? Te contamos lo más recomendable.

Aunque lo más adecuado es no excederse en el consumo de alcohol, seguro que alguna vez te has levantado con los síntomas de una resaca: poca hidratación, dolor de cabeza, cansancio general… Pero ese día tenías previsto entrenar y no quieres faltar a tu cita, ¡estás muy motivado con el gimnasio! ¿Deberías reposar o hacer ejercicio aun con estos síntomas?

Por qué no es buena idea ir al gimnasio con resaca

Según la mayor parte de los especialistas médicos, no es recomendable hacer ejercicio cuando se tiene resaca porque aumentan las posibilidades de que tengamos algún tipo de lesión muscular mientras se realiza el entrenamiento. Las bebidas alcohólicas provocan en nuestro cuerpo una acumulación de ácido que aumenta en gran medida que nos podamos lesionar. Y en ningún caso queremos que este error nos suponga días de no poder ir al gimnasio por estar lesionados.

Además, nuestros músculos no se encuentran en el mejor momento debido a la falta de reposo. La resaca hace que nuestro metabolismo se encuentre más alterado de lo normal y que nuestros niveles de glucosa no sean los adecuados para rendir en nuestro entrenamiento como hacemos con normalidad.

Seguro que has escuchado que cuando se tiene resaca es muy importante hidratarse abundantemente; y es que consumir bebidas alcohólicas inhibe la hormona de nuestro organismo que hace que reabsorbamos el líquido correctamente. Esto puede tener como consecuencia que nos sintamos especialmente cansados y agotados incluso sin realizar un gran esfuerzo físico. De modo que realizar tu entrenamiento normal e ir al gimnasio como haces habitualmente, te resultará mucho más cansado y costoso.

Si pese a encontrarte en un estado de resaca no quieres renunciar a mantenerte activo, te recomendamos actividades más relajadas como pueden ser andar a un ritmo moderado. Sal a caminar o realiza cinta a una intensidad moderada. Pero si tu rutina de ejercicios es muy intensa, será mejor que renuncies a ella por un día y te centres en intentar recuperarte y en hidratarte mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *