El HIIT: Entrenamiento de alta intensidad

¿Has oído hablar del HIIT? Si no es así, puede que interese saber algo más. Si estás buscando un tipo de entrenamiento que mejore tu resistencia y sirva para quemar grasa de manera eficiente, entonces es posible que éste sea el ejercicio que buscas.

El HIIT significa “Higa Intensity Interval Training”, o “Entrenamiento Interválico de Alta Intensidad”. Estas siglas responden a un tipo de actividad en la que la idea es alternar ejercicios muy rápidos e intensos con otros periodos de descanso o ejercicio muy ligero.

HIIT, forzando la máquina por intervalos de alta intensidad.

El verdadero interés de esta actividad es que se ha demostrado que es muy eficiente a la hora de quemar grasas en el gimnasio. Sí, un ejercicio convencional, menos intenso y más aeróbico, tiene un proceso de quema inmediata más intenso. Pero, cuando tenemos en cuenta la grasa quemada en las horas posteriores no es así. Estudios recientes demuestran que se puede llegar a comer 9 veces más calorías con esta clase de entrenamiento que con uno de 30-45 minutos de duración de manera continuada.

El HIIT consta de “ráfagas” o periodos en los que forzaremos la maquinaria a tope, haciendo un ejercicio muy intenso que supondrá un reto para nuestro organismo. Con un calentamiento ligero, para evitar lesiones, el HITT consigue un gran impacto en nuestro organismo.

El efecto que tiene es el de acelerar nuestro metabolismo, al someterlo a un ejercicio muy intenso y súbito. La quema de calorías es muy rápida, pero al tener el metabolismo acelerado, seguiremos quemando grasa durante las próximas 48 horas.

Este tipo de ejercicio es también mejor para conseguir aumentar la masa muscular, que se prepara mejor para hacer un ejercicio explosivo. Por lo tanto, si además estás pensando en muscularte, es una opción más que tienes para mejorar tu físico y tono muscular general.

La manera apropiada de hacer este tipo de ejercicio es descansar entre los periodos intensos, para poder recuperarnos bien y realizar el resto de tandas a máxima potencia. Si realizamos una esfuerzo de 30 segundos o 1 minuto, podemos pasar los próximos  4 o 5 recuperándonos, cogiendo fuerzas… y a por la segunda tanda.

El efecto es notable: conseguimos estar quemando grasas durante un largo periodo de tiempo y definir mejor nuestra musculatura. Por su naturaleza especialmente intensa, y ya que vamos a seguir con el metabolismo acelerado durante al menos un día, no es aconsejable hacer HIIT más de tres veces por semana, ni dos días seguidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *