Los 5 tipos de sentadillas más efectivas

Las sentadillas son uno de los ejercicios de glúteos más adecuados  para fortalecer la gran cantidad de músculos que intervienen en ellas: los mismos glúteos, isquiotibiales y quádriceps. Además, presenta la gran ventaja de que se puede realizar en cualquier sitio: ya estés en casa o en el gimnasio. Tan solo necesitas disponer de unos minutos al día y algo de disciplina. Pero, para no aburrirte y trabajar de la forma más eficiente todo este grupo de músculos, te ofrecemos algunas sugerencias con las que podrás ir variando:

Haciendo sentadillas trabajarás glúteos, isquiotibiales y quádriceps

Sentadilla clásica: Esta es la sentadilla que estamos acostumbrados a ver y una de las más sencillas de realizar. Debes colocarte con los pies paralelos, las rodillas estiradas y la espalda recta. Entonces deberás bajar la cadera hasta el suelo, sin llegar a tocarlo. Es apta para todo tipo de perfil y, antes de comenzar con variaciones de esta sentadilla, te recomendamos que la domines.

Sentadilla con peso: Exactamente igual que el ejercicio anterior, pero incorpora algún tipo de pesa mientras las realizas; así trabajarás también los músculos de tus brazos y el ejercicio será más completo.

Sentadilla con rebote: Consiste en realizar una sentadilla clásica, pero una vez has bajado la cadera, has de realizar rebotes pequeños, tantos como puedas. Con este ejercicio, incluso mientras lo está practicando, notarás cómo estás trabajando la zona, debido a su intensidad. Si buscas, por tanto, ejercicios de glúteos efectivos, tenlo muy en cuenta para tu rutina. ¡Pero cuidado con las agujetas del día después!

Sentadilla con una sola pierna: Este es un ejercicio más avanzado para el que deberás tener un gran equilibrio. Para ello deberás situarte como si fueras a realizar una sentadilla clásica, pero deberás tener una pierna extendida hacia delante de tal manera que no toque el suelo. De este modo, la otra pierna estará realizando todo el trabajo, con lo que debes realizar este ejercicio de glúteos y de piernas de manera especialmente cuidadosa, puesto que estás cargando mucho peso en una sola pierna.

Zancada: El último tipo de sentadilla que te ofrecemos es la zancada. Aunque es un poco diferente que las anteriores, también se trabaja toda la zona de los glúteos y de las piernas. Para realizarla deberás llevar una pierna hacia delante y otra hacia atrás. La pierna que tienes delante deberá formar un ángulo de 90 grados. Ve alternando las zancadas con una pierna y con otra para conseguir tus objetivos.

Combina estas rutinas con otros ejercicios para mejorar las abdominales y la parte baja del tronco y notarás la diferencia: empezarás a verte y sentirte mejor en poco tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *