CICLISMO FUERA DEL GIMNASIO: QUÉ DISCIPLINA PRACTICAR

El ciclismo es un deporte popular en auge. Quizá no esté a la altura de la fiebre que ha contagiado el running en los últimos años, pero sí que cada vez más gente complementa su entrenamiento en el gimnasio con esta disciplina tradicionalmente aeróbica.

Nosotros podemos certificar que montar en bici puede ser un gran añadido al fitness, en función, como siempre, de nuestros objetivos. Esta aplicación se extiende desde un posible uso como medio de transporte, hasta usar la bicicleta para planificar duras sesiones en el exterior que podrían, por ejemplo, ayudarnos a tonificar.

Saber para qué vamos a usar la bici es imprescindible a la hora de elegir bici. Por eso, hoy vamos a repasar algunas claves para aquellos que estén pensando en comprarse una. La primera pregunta que deben responder ya la hemos hecho.

¿Cuál va a ser el uso? ¿Queréis planificar entrenamientos de series o preferís darle un uso más aeróbico? ¿La utilizaréis para tiradas largas o solas para ir al gimnasio? Obviamente, si vais a darle un uso urbano, la elección debe ser una bici urbana. Podéis encontrarlas al mismo precio que las moutain bike (MTB) y os facilitará bastante más la vida en ciudad comparada con estas últimas.

Y si hablamos de las MTB, aunque no lo creáis, son el complemento de intensidad de cardio perfecto. Claro está, hablamos de un uso fuera de las carreteras, por caminos. El ciclismo de montaña es un ciclismo de cambios de ritmo, en el que la fuerza además juega un papel fundamental. Es ideal para reforzar varias facetas al mismo tiempo.

Es importante destacar esto, porque dentro de esas últimas tendencias muchos pueden caer en el error de adquirir una bicicleta de carretera por creer que este tipo de ciclismo les conviene más. El problema para ellos será saber programar las sesiones de forma correcta, pues no es ningún secreto que la carretera seduce al ciclista para extender las tiradas a ritmos más llevaderos. Es decir, si lo que buscamos es aumentar volumen, flaco favor nos haremos saliendo a rodar con una bicicleta de carretera durante horas, pese a que puede parecer “más pro(fesional)”. Además, el precio de estas bicicletas es más elevado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *