EN QUÉ NOS BENEFICIA EL BODY BALANCE

Body Balance, o “equilibrio corporal” si traducimos el término de forma literal, es una práctica deportiva profundamente arraigada en el fitness y en el gimnasio. Puede que no lo hayáis probado todavía, en ese caso, permitid que os aclaremos de forma sucinta en qué os podría beneficiar.

Quizá una de sus ventajas más relevantes es que casi cualquiera puede acceder a esta actividad sin que sea necesaria una preparación de base excesiva. El Body Balance puede convertirse en un aliado muy recomendable para fomentar la tonificación muscular en sala. Podemos resumir sus beneficios en cinco puntos:

Para empezar, la actividad nos ayudará a mejorar nuestra postura corporal, y esto tendrá un impacto directo sobre nuestras actividades diarias, de modo que nos ahorraremos molestias que ocasionalmente pueden aparecer por este motivo  y, sobre todo, vamos a evitar futuras lesiones.

Relacionado con esto, hay que decir que nuestra flexibilidad se verá acentuada. Junto al trabajo con la elasticidad muscular, no debemos subestimar la capacidad de progreso que podemos conseguir potenciándola, hasta en combinación con las prácticas más aeróbicas.

Como ya hemos dicho, practicando Body Balance vamos a ser capaces de tonificar todo nuestro cuerpo, y especialmente (como puede ocurrir con el Pilates) los músculos de la espalda y los abdominales. Depende, claro está, en lo que se centren las sesiones, ya que otros grupos musculares también podrían verse muy beneficiados con la práctica.

Otra asignatura en la que obtendremos una buena nota, gran parte como consecuencia de lo que acabamos de señalar, es en la del equilibrio, ya que estaremos trabajando sobre nuestro core o núcleo central con posiciones específicas.

Alrededor de la relajación, la concentración y el debido conocimiento de nuestro propio cuerpo se concentra la última pata de los beneficios del Body Balance, algo que también debemos apreciar porque, de nuevo, puede complementarse con la práctica de otras disciplinas, ayudándonos a ser mejores deportistas.

Tenemos que tener en cuenta, eso sí, las recomendaciones de los monitores y especialistas, en función de nuestras necesidades, antes de comenzar con una actividad de Body Balance, comunicando a esto la existencia de cualquier molestia o dolor, y sobre todo, si tenemos problemas previos de espalda.

Dicho esto, os aconsejamos que no os lo penséis dos veces y, si no os habéis iniciado, no dejéis pasar la oportunidad de probar el Body Balance.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *