¿ES COMPATIBLE EL FITNESS CON SER VEGETARIANO?

Uno de los temas más controvertidos, ya no solo desde el punto de vista deportivo y del fitness, es el que se refiere a hasta qué punto una dieta vegetariana puede procurarnos todos los nutrientes necesarios para el correcto desarrollo de nuestro organismo.

Si huimos de estereotipos y nos centramos tan solo en esa perspectiva deportiva, los expertos coinciden en que es posible conservar nuestras rutinas de entrenamiento aun excluyendo a las proteínas de origen animal. Depende en una medida de qué tipo de vegetarianos seamos. No es lo mismo que tan solo limitemos el consumo de carnes, y que sigamos ingiriendo huevos, leche y pescados, a que decidamos erradicar completamente las proteínas animales.

Si bien es cierto que existen una serie de aminoácidos esenciales que residen en las carnes, os diremos, sin entrar en controversias que dividen hasta a los nutricionistas, que es posible suplir en mayor medida el consumo de carne con otros alimentos, y en algunos casos, con complementos. Ahora bien, exigirá un esfuerzo mucho mayor por nuestra parte.

Y es que no debemos olvidar que la alimentación conforma uno de los pilares fundamentales del fitness, y que alcanzar nuestros objetivos dependerá en buena medida de nuestra dieta, sobre todo si lo que estamos buscando es la ganancia de volumen.

Igual que los omnívoros ajustamos la dieta a nuestras necesidades de entrenamiento, los vegetarianos hacen lo propio con un mayor grado de precisión. Por eso, el objetivo es común, no tanto así el modus operandi. En los procesos de crecimiento y destrucción de tejidos musculares es imprescindible un aporte proteico que este a la altura de las circunstancias, y en ese sentido, hay que centrarse en las proteínas de los vegetales, sin pasarnos con los carbohidratos.

La cuestión suele residir en combinar diferentes tipos de alimentos de origen animal para tratar de paliar las carencias de aminoácidos esenciales. De ahí la riqueza de las mezclas de frutos secos, legumbres y cereales, y la importancia de ir variando el menú cada día. Un buen ejemplo es el de una ensalada que incluya legumbres como judías, arroz y frutos secos. La soja y sus derivados será otro gran aliado para los vegetarianos más deportistas.

Como decimos debemos evitar pasarnos con los hidratos de carbono y no tomar suficientes proteínas, ya que el exceso de calorías podría ocasionar un aumento de grasa en el cuerpo que no hará crecer el tejido muscular. Si tenemos dudas, no está de más que acudamos a un especialista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *