CÓMO CONSEGUIR EL ABDOMEN PERFECTO GRACIAS AL CROSSFIT

En el día de hoy nos vamos a centrar en cómo reforzar la zona abdominal gracias a algunos ejercicios sencillos de Crossfit. Parece que según pasan los años el abdomen va cobrando cada vez más protagonismo como seña de identidad. Ahora bien, no podemos dejar de recomendaros que no os obsesiones con una zona más que otra, lo más conveniente es que tengamos una rutina de ejercicios lo más compensada posible, y si desconocemos cómo elaborarla o afrontarla, no dejéis de pedir ayuda a los monitores.

Nuestras aclaraciones os serán también útiles para poder seguir esos índices de ejercicios de Crossfit que a muchos les sonaban a chino o les parecían ininteligibles antes de descubrir en qué consistían.

Abmat Sit-up. Para poder realizar este ejercicio necesitamos la superficie acolchada que le da nombre. Se trata del Abmat o almohadilla en el que apoyaremos las lumbares para la ejecución del ejercicio. Es preciso flexionar las rodillas hacia ambos lados, llevar las plantas de los pies la una con la otra y elevar el torno. Una vez así, llevaremos la espalda hacia atrás, hasta estar tumbados, y  volveremos a la posición inicial. Pese a que es un buen ejercicio para principiantes, hay que tener cuidado con no forzar la cabeza o el cuello al iniciar el movimiento desde tumbados. Con este ejercicio trabajaremos el recto abdominal y los abdominales oblicuos.

Toes to bar, o puntas de los pies a la barra. Su propio nombre indica el objetivo del ejercicio, que se logra gracias al balanceo del cuerpo. Para poder afrontarlo, nos colgaremos de una barra de dominadas, e intentaremos elevar las piernas haciendo uso de los músculos del abdomen y lumbares hasta que las puntas de los pies toquen la barra. Una vez dejemos caer las piernas, hemos de aprovechar la gravedad para impulsarnos con un sutil balanceo.

Hollow Rocks. Y siguiendo con el balanceo, este ejercicio debe su nombre de la forma como ahuecada que toma nuestro cuerpo al ejecutarlo. Ojo porque requiere de una potencia considerable, por lo que no es aconsejable que lo acometamos si no tenemos la suficiente fuerza en el abdomen. Lo iniciamos tumbados sobre una colchoneta. Elevando brazos, piernas, y cabeza, utilizaremos nuestro torso para balancear el cuerpo. Puede ayudarte de una pelota para tener una referencia a la que agarrarte con los brazos en alto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *